Conoce La Ley de alquiler vacacional entre comunidades
Comunidad Rocket
Blog / Comunidad Rocket / Conoce La Ley de alquiler vacacional entre comunidades
13/03/2018
Por Keyla García

La demanda de apartamentos turísticos crece cada año, pero ¿ estos están cumpliendo la normativa? Descubre cómo cada comunidad autónoma regula su propia ley de alquiler vacacional.

El binomio formado por la economía colaborativa y las plataformas de contacto ha disparado el alquiler vacacional en los últimos años. Cada vez son más los adeptos que optan por este tipo de alojamiento cuando tienen que emprender un viaje de negocios, en pareja o en familia. Según HomeAway, un 32,5% de los usuarios prefirieron las viviendas turísticas antes que los hoteles en 2017. El triunfo es incuestionable y los anuncios de apartamentos en centros urbanos desde precios insospechados se han multiplicado. Pero, ¿cuál es la regulación de este mercado? Es aquí donde entra en juego la ley de alquiler vacacional.

Un 32,5% de los usuarios prefirieron las viviendas turísticas antes que los hoteles en 2017.

Los problemas legales, las quejas de los vecinos o la competencia desleal fueron cuestiones que no tardaron en aparecer cuando la oferta de estas propiedades empezó a proliferar (y sigue haciéndolo) de forma tan continuada. A pesar de ello, España aún carece de una normativa estatal que reúna los criterios para la regulación del alquiler vacacional. Y es que las viviendas de uso turístico quedaron excluidas de la Ley de Arrendamientos Urbanos que se reformó en 2013.

Por consiguiente, las comunidades autónomas se han visto obligadas a tomar cartas en el asunto para poner en marcha una normativa turística autonómica que regule la situación de estas propiedades, garantice el pago de impuestos y respalde la seguridad de los viajeros. Unos decretos, sin embargo, con pocos criterios comunes más allá de, en algunos casos, las exigencias de registro y el mantenimiento. Dada la heterogeneidad de la ley de alquiler vacacional, desde Rocketbeds recopilamos las reglas más interesantes de todas las regiones del país que las tienen.

Andalucía

Hasta 2016, esta comunidad no podía presumir de contar con una normativa vigente para los apartamentos. A partir de ese momento, la publicación del Decreto 28/2016 estima que una vivienda debe reunir los siguientes requisitos para ser catalogada como ‘turística’:

  • Tener licencia de ocupación y las condiciones mínimas de calidad.

  • Estar inscrita en el Registro de Turismo de Andalucía.

  • Contar con ventilación en las habitaciones u oscurecimiento de ventanas, además de estar amueblado para poder ocuparse de inmediato.

  • Tener calefacción en las habitaciones de octubre a abril y aire acondicionado de mayo a septiembre.

  • Facilitar un número de teléfono al cual puede llamar el visitante e informarle de las normas de uso.

  • Otros aspectos de los que ha de disponer: botiquín, información turística de la zona, libro de quejas y reclamaciones, limpieza a la entrada y a la salida, ropa de cama y menaje.

Además, dicho decreto también introdujo una nueva figura: las viviendas con fines turísticos. A éstas pueden acogerse los propietarios de menos de tres alojamientos (en caso contrario, deben gestionarse como apartamentos turísticos) y aquellos que se alquilan durante un tiempo inferior a dos meses. Por consiguiente, buena parte de la oferta presente en grandes plataformas quedó legalizada tras la puesta en marcha del 28/2016, una de las regulaciones más completas de España.

Aragón

Aquí, la ley de alquiler vacacional entró en vigor en mayo de 2015 y exige una licencia de Vivienda de Uso Turístico. Para conseguir ésta, es necesario que la propiedad esté amueblada y que cumpla con la normativa de habitabilidad y seguridad. El decreto se aplica sobre viviendas enteras y no sobre habitaciones individuales y obliga al propietario a disponer de una única vivienda turística por inmueble. Asimismo, los anuncios deben mostrar el número de registro, la tarifa ha de incluir los gastos de suministros y limpieza y la duración máxima no puede superar un mes.

Asturias

En esta región del norte español, las propiedades han de clasificarse en viviendas vacacionales, en apartamentos turísticos  o en casas de aldea. Éstas últimas se ubican en zonas rurales y lejos de las ciudades y, como las otras dos, también han de inscribirse en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas.

Baleares

Una de las zonas más turísticas de España y, por tanto, una de las más complejas de regular. En este caso, los propietarios deben inscribir sus viviendas a través de un formulario y solo se pueden destinar al alquiler vacacional las unifamiliares aisladas, entre medianeras y pareadas, con un máximo de 6 dormitorios y de 12 plazas. No obstante, desde 2017, también se permiten viviendas independientes en edificios plurifamiliares si hay plazas turísticas, están en una zona declarada apta por las instituciones y si la estancia es de corta duración.

Canarias

En marzo de 2018 se prevé la aprobación de un nuevo decreto, pero ahora está prohibido el alquiler de habitaciones individuales y los propietarios han de presentar la documentación de sus inquilinos a la policía. Los requisitos más importantes que deben seguir las viviendas de uso turístico son:

  • Cumplir la normativa urbanística.

  • Disponer de declaración de ocupación o cédula de habitabilidad.

  • Tener muebles y el equipamiento básico para el descanso, el aseo y la manutención.

Cantabria

Hasta el momento, no existe una regulación del alquiler vacacional clara, pero el gobierno está trabajando en un decreto con ese objetivo. Por ello, las exigencias actuales que hacen de un apartamento un alojamiento legal para el turismo son inscribirse en el Registro General de Empresas Turísticas, poseer un alta censal en la Agencia Tributaria y dar de alta la entidad en la Seguridad Social. Las propiedades, a su vez, han de estar provistas de cédula de habitabilidad, sistema de prevención de incendios, hojas de reclamaciones, carteles, número de teléfono de atención, seguro y registro de clientes.

Castilla y León

Los requisitos exigidos para una vivienda de uso turístico son poseer la licencia de ocupación o la cédula de habitabilidad, tener los suministros y equipamientos básicos, limpiar el inmueble antes y después de que lleguen y se marchen los clientes, facilitar un número de teléfono para posibles incidencias, anunciarse por los canales habituales e incluir el número de inscripción, contar con una placa identificativa en el exterior y no superar los dos meses de ocupación.

Cataluña

Las viviendas turísticas son aquellas que se alquilan al menos dos veces al año y por períodos no superiores a los tres días. El resto de propiedades se acogen a la Ley de Arrendamientos Urbanos estatal. Las condiciones básicas de las primeras son:

  • Tener cédula de habitabilidad.

  • No hospedar más habitantes de los que indica dicha cédula.

  • Estar equipada y en aptas condiciones higiénicas.

  • Consultar los estatutos de la comunidad de vecinos y las ordenanzas municipales para comprobar que ninguno prohíbe esta actividad.

Comunidad de Madrid

Hasta 2017, el mínimo de noches exigido en esta región, cifrado en cinco, era el rasgo más característico y diferenciador respecto al resto de grandes comunidades autónomas, como Cataluña. Sin embargo, el pasado año, este requisito quedó eliminado entre los exigibles de su ley de alquiler vacacional. El resto se centran en cédula de habitabilidad, suministros y equipamientos básicos y la obligación de presentar un plano firmado por el arquitecto.

Comunidad Valenciana

Aquí, es necesario dar de alta todos los alojamientos destinados al uso turístico en el Registro de Empresas, Establecimientos y Profesionales Turísticos mediante una Declaración Responsable. Junto a esta inscripción, se aporta una serie de documentación. Respecto a los requisitos de las propiedades, siguen las mismas características que en los casos anteriores.

Galicia

Lo más característico de esta comunidad es la división de las viviendas en tres categorías, todas ellas comercializadas enteras, no como habitaciones individuales:

  • Viviendas de uso turístico: casas particulares ofertadas a turistas dos veces al año, como mínimo, y para estancias de menos de 30 días.

  • Viviendas turísticas: propiedades unifamiliares con capacidad no superior a 10 huéspedes.

  • Apartamentos turísticos: bloques de pisos, chalets o bungalows para alojar turistas.

La Rioja

La regulación de esta región se distingue por especificar los motivos por los que una vivienda no se destinará al turismo, como la prohibición por los estatutos de la comunidad de vecinos, el incumplimiento de la normativa municipal y el alquiler por habitaciones. Asimismo, la actividad debe comunicarse al órgano competente de La Rioja.

Región de Murcia

El decreto murciano fue aprobado en 2005 y modificado en 2011, pero el Gobierno está trabajando uno nuevo para adaptarse a la realidad actual. La normativa turística autonómica vigente distingue entre viviendas vacacionales y apartamentos turísticos. Las primeras son bungalows, villas y chalés promocionados en los canales tradicionales con el equipamiento básico.

País Vasco

La Ley de Arrendamientos Urbanos era la que regía en el País Vasco hasta 2016, cuando se aprobó un decreto expreso para las viviendas vacacionales. Según éste, para poner un inmueble bajo este régimen, la propiedad ha de estar inscrita en el Registros de Empresas y Actividades Turísticas de la comunidad, debe publicitarse por los canales habituales, la ocupación no puede superar los 31 días y el alojamiento se tiene que encontrar en perfecto estado.

Todas éstas son las comunidades autónomas cuyas instituciones han desarrollado normativas para la regulación del alquiler vacacional. Conocer las peculiaridades de cada una es fundamental para saber cómo operar según la región. Ahora, ¡ya no tienes excusa!

New Call-to-action

Suscríbete  a nuestra  newsletter